Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Perfil

  • Caio
  • Profeso la Horizontalidad como nuestros ancestros Charrúas. Activista social desde el corazón, sembrando conciencia para cosechar libertad.
  • Profeso la Horizontalidad como nuestros ancestros Charrúas. Activista social desde el corazón, sembrando conciencia para cosechar libertad.

MARQUEMOS UN NORTE

ENLACE A

MARQUEMOS UN NORTE

 

contemplacion_meditacion.jpg

 

Nuestro Norte es el Sur  

Difundiendo

el periodismo alternativo,

somos mas gente pensando

 

Archivos

Enlaces

10 julio 2010 6 10 /07 /julio /2010 00:43

 

ENTREVISTAS PUBLICADAS EN DIVERSOS MEDIOS DE LOS CUALES NO PUDO RESCATARSE SU IDENTIFICACION, PERO QUE SE PUBLICAN DEBIDO A QUE OFRECE UN PANTALLAZO DE LOS DIFERENTES AVATARES QUE HUBO DE ATRAVESAR ARAUJO.

                         http://www.memoria.org.uy/imagenes/german.jpg

 

"LA PAZ SOLO SE CONSTRUYE SOBRE EL CIMIENTO DE LA JUSTICIA"

"Hace muy pocos días, Sr. Presidente, en oportunidad del llamado a Sala del Sr. Ministro de Agricultura y Pesca, Ing. Vázquez Platero, por unanimidad, el Senado de la República ratificó su compromiso de respetar y llevar adelante todas las resoluciones adoptadas en el seno de la llamada Concertación Nacional Programática. En el día de hoy -cuando nos disponemos a denunciar en esta Sala múltiples violaciones a los derechos humanos cometidas en el período del gobierno de facto- creemos oportuno, y antes que otra cosa, recordar el documento suscrito por todas las fuerzas políticas, sociales, empresariales y sindicales de nuestro país el día 26 de octubre del año 1984 sobre esta materia.
El documento reza así: "El gobierno de hecho ha actuado desde el 27 de junio del 73 sin la presencia del órgano de contralor parlamentario y ha reducido por la vía normativa o de los hechos, las facultades del Poder Judicial. Esa carencia alcanza especial gravedad en lo que se refiere a la violación de los derechos humanos, según lo denunciado reiteradamente". Más adelante agrega: "Constituye un grave riesgo para la real vigencia de los derechos humanos en el futuro, mantener a la sociedad uruguaya en la ignorancia respecto de la verdad de las denuncias referidas y dejar impunes los hechos que constituyen ilícitos penales". Voy a detenerme en la lectura de este documento; creo que es necesario prestar mucha atención a la frase que terminamos de leer. Las fuerzas políticas, las fuerzas sociales, empresariales y sindicales, establecen con claridad que constituye un grave riesgo para la real vigencia de los derechos humanos en el futuro, mantener a la sociedad uruguaya en la ignorancia respecto de la verdad de las denuncias referidas sobre violaciones de los derechos humanos. O sea que, el día 26 de octubre, todos establecimos el compromiso de revelar ante la opinión pública de nuestro país, toda la verdad sobre dichas violaciones, en el entendido que su ocultación, su ignorancia, constituirían un grave riesgo para la real vigencia de los derechos humanos en el futuro. En esa misma cláusula que terminamos de leer -y esto es tan importante como lo ya analizado- se establece que no deben quedar impunes los hechos que constituyen ilícitos penales. O, dicho en otras palabras, que los responsables de todas las violaciones tendrán que ser enfrentados a la Justicia.
El documento, Sr. Presidente, termina expresando: "Se considera necesario que todos los órganos del Estado, según su competencia respectiva, procuren el esclarecimiento de los hechos respectivos."
Lo que es decir, si mal no interpreto esta cláusula, que en nuestro caso -como senadores de la República- estamos obligados por el compromiso contraído en la Concertación Nacional Programática, a procurar contribuir al esclarecimiento de todas y cada una de las violaciones a los derechos humanos. Y eso es lo que procuraremos con ésta, nuestra intervención. Por último, el documento establece: "Sin perjuicio de las atribuciones del Poder Ejecutivo para esclarecer los hechos ocurridos en el ámbito de su competencia, será necesario dotar al Poder Judicial -esto es muy importante- de los instrumentos jurídicos y reales que permitan el efectivo cumplimiento de la investigación."
Sin ninguna duda, otro punto importante. Por este documento, Sr. Presidente, todos los órganos del Estado, en el marco de nuestras respectivas competencias, estamos obligados a esclarecer todo lo negro de este pasado reciente. Y para ello es preciso que los tres poderes del Estado cuenten con los instrumentos necesarios, diría imprescindibles, para el efectivo cumplimiento de esa misión. El Poder Ejecutivo cuenta con ellos. Sólo sería necesaria su voluntad política para que tal extremo sea alcanzado en los hechos. Dicho de otra manera, el Poder Ejecutivo cuenta con los medios y los instrumentos necesarios para llevar adelante todas las investigaciones a las que, por el compromiso contraído en la Concertación, está obligado. Con el Poder Legislativo... bueno, con este Poder la cosa es -lamentablemente- diferente. Hoy mismo, Sr. Presidente, en la Cámara de Diputados se está discutiendo la ampliación de facultades de las comisiones investigadoras a nivel parlamentario, dado que hasta el presente la acción de las mismas se ve restringida por el marco legal. Tenemos la esperanza que ese acuerdo sea alcanzado en el día de hoy, que en fecha próxima sea confirmado por este cuerpo y que, en pocos días más, el Poder Ejecutivo promulgue ese proyecto de ley que hoy se discute. Por otra parte, hacemos votos para que a la brevedad se apruebe el nuevo reglamento de la Asamblea General y, con su aprobación, podemos contar también con una comisión bicameral permanente que se ocupe de investigar todas las violaciones a los derechos humanos y vigile el permanente respeto a los mismos.

Pero donde también se comprueba la ausencia de los instrumentos más adecuados e imprescindibles, es precisamente -y esto ya lo hemos señalado al pasar- donde éstos son requeridos por necesidad con la mayor urgencia: en el Poder Judicial. De nada serviría lo actuado, lo investigado y lo denunciado por este Parlamento, si al mismo tiempo el Parlamento no libera las manos de la Justicia. De esta misma fecha, estamos presentando un proyecto de ley que modifica el Código de Proceso Penal, en lo que refiere a la ampliación de facultades del juez actuante, a efectos de permitirle interrogar libremente -y en su despacho, esto también es fundamental- a todo ciudadano de este país implicado como testigo o como inculpado, en las referidas violaciones a los derechos humanos. Esto nos parece imprescindible. Hoy por hoy, los jueces se encuentran con las manos atadas. Hay ciudadanos en este país que se amparan en normas ajenas a este tiempo. Hay quienes pueden evitar su concurrencia a un juzgado e incluso quienes pueden ampararse en supuestos secretos de Estado, que a lo único que conllevan es al ocultamiento de hechos delictivos. (...)

Acto seguido Araújo presentó la denuncia avalada por el testimonio de los involucrados, de los casos de: Lilián Celiberti y Universindo Rodríguez; Elena Quinteros; Gustavo Ramón Alsina; Gonzalo Carámbula; Ofelia Fernández, Alberto Grille y de una mujer cuyo nombre no figura en la nota debido al carácter de delitos y torturas que se cometieron contra su persona.

 

 

El presente informe fue la tesis elaborada por dos estudiantes de Licenciatura de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de la República (Taller de Periodismo) en la generación 2000-2001. 
Sus autoras: Natalia Acerenza y Natalia Jara. 
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

GERMAN ARAUJO

Porque supo ser un porfiado acto de fe en la palabra solidaria y creadora, la que no es ni simula ser neutral. La voz humana que no es eco, ni suena por sonar.

PERDON... ¿LO CONOZCO?

Como cada 20 de mayo en Uruguay, este año, miles de personas salieron a las calles a reclamar por el destino de los detenidos desaparecidos durante la última dictadura militar. Madres, niños, trabajadores, estudiantes, abuelos, universitarios, profesionales, gobernantes, se dieron cita al anochecer para marchar silenciosamente por la Avenida 18 de Julio. Fotos de desaparecidos, volantes de denuncia, carteles de reivindicación demostraban que ninguna Ley de Impunidad puede borrar el pasado. Un "Presente" detrás del nombre de cada uno de los desaparecidos daba cuenta de ello y afirmaba lo falso de un Uruguay reconciliado a través del olvido.
Hace poco ha salido en los medios la noticia de que nuestro país podría recibir el premio a la «mejor apertura democrática». Tal vez porque el pueblo lo ha escogido así, porque una mayoría se pronunció en favor del perdón, este premio sea justo. Al fin de cuentas, esta salida es mérito y responsabilidad de la gente.
Es verdad, Gavazzo, Cordero y Medina pueden dormir tranquilos, están perdonados. Pero la «Tota» Quinteros se fue sin paz y Sara Méndez no deja de ver en cada joven a Simón. Eso no lo decidió el pueblo. El ocultamiento es responsabilidad de los gobernantes que no permiten que se cumpla el artículo 4º de la ya mencionada Ley.
Ultimamente el gobierno ha mostrado una intención de revertir esta situación. El caso de Gelman y la Comisión para la Paz son algunos ejemplos. Pero los caminos burocráticos suelen resultar demasiado lentos cuando la ansiedad es grande y el dolor profundo. Hay quienes promueven el escepticismo y la indiferencia, «el mundo fue y será una porquería...», pero hay algo que aquellos que salen a marchar aún conservan, la esperanza. Todavía siguen buscando que en este mundo reine la justicia y si no hay justicia hoy, habrán de emplear todas sus fuerzas para que la haya mañana.
Germán Araújo fue un optimista y supo enfrentar situaciones complejas con esperanza. Fue así que nos trajo de vuelta a Amaral en sólo 45 días. El futuro es para los optimistas y la paz se construye sobre los cimientos de la justicia. Uno se pregunta día tras día, cómo esas minorías continúan adelante. Quizás la respuesta sea que, victorias como la de Gelman, alumbran todavía el camino.
Y es ahí cuando Germán Araújo vuelve a aparecer en nuestro pensamiento, sale de la memoria y se transforma en cuerpo que camina junto a esos miles. No sólo por su incansable accionar en favor del esclarecimiento de la verdad sobre los desaparecidos, sino porque siempre marcó la necesidad de la movilización del pueblo para cambiar realidades.
Hombre polémico si los hay, Germán supo despertar amores y odios por igual. Es difícil imaginar en estos tiempos -en esta cultura de la imagen en que la palabra poco vale- cómo pudo un hombre cuya prédica mayor fue en una radio, generar tantas emociones encontradas. Las páginas que se suceden son un esfuerzo por traer al presente las múltiples facetas de ese empresario, militante, religioso, senador, periodista... para que ese aplauso o abucheo recibido, puedan ser justificados.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Uno que no pisoteaba... pero pisaba fuerte

"No escojas solo una parte
tómame como me doy,
entero y tal como soy
no vayas a equivocarte.
Serrat

Germán Araújo: una dialéctica de los opuestos que para nada es contradicción sino complemento.
Un traje y corbata vestían a aquel Director de radio que no vacilaba en "poner manos a la olla" para preparar una buena buseca compartida.
Quien niegue que con aquél hombre podía hablarse de la situación del Uruguay en el marco de la economía mundial, y entre mate y mate pasar a lo sabroso del regateo en la feria Tristán Narvaja de los domingos... sin duda no llegó a conocerlo.
Un «¿qué tal amigos?» en cada mañana de la 30, daba paso a una jornada de información, reflexión y discusión. Poseedor de una inagotable verborragia, Araújo llamaba a las cosas por su nombre.
¿Por qué hablar de proceso de facto, cuando se estaba lisa y llanamente ante una dictadura militar? Nadie creería que un hombre con el carisma de Germán, habituado a hablarle a miles de personas por radio, pudiera sentirse tímido ante las fervientes exclamaciones de «Araújo, Araújo» que reclamaban su presencia. «Yo soy egocéntrico» afirmaba, «la diferencia entre egocéntrico y egoísta es que para que mi yo esté satisfecho, tengo que ver satisfecho a los yo de los demás».
Cuentan compañeros de la 30 que solía entrar cada mañana a la radio con el mejor de los humores y el más optimista de los pensamientos. Tolerante pero con límites, tiene varias riñas en su haber pero ningún rencor.
A pesar de su papel en la vida social y política del Uruguay, había dos cosas a las que parecía no habituarse: al reconocimiento de la gente y a la agresión de la gente.
Entre los tangos de Troilo y el Adagio de Albinoni; entre el restaurante «El paseo del Parque» y las ollas populares, se movía este ser político -si por política se entiende el compromiso del hombre y no la acción político-partidaria- que sirvió y vió «que servir era alegría».
Impulsivo por demás, cuando de apuestas se trata no escatima en jugársela. No se trata ni de Hipódromo, ni de la ruleta, se trata de una apuesta a sus ideales.
Cuentan que hubo un día en que apostó a un oficial de policía que se hacía llamar Além Castro, que muy a pesar suyo, él -Germán- seguiría libre. ¿Desafíos con Araújo?... Yo dudaría.
Entre La Biblia y el Manual de Economía Política, se desarrolla un ser polémico, analista y sensible. La capacidad de leer en los pueblos y hacerse eco de su voz, daban como resultado a un Germán convocante y convocado. Firme adepto a los principios artiguistas, nunca olvidó que la autoridad emana del pueblo y cesa ante su presencia soberana.
Hay quienes dicen que después del voto amarillo, «el bicho» lo agarró con las defensas bajas. Puede ser que sus defensas hayan bajado. Lo que nunca bajó este hombre tan lleno de buenas contradicciones, fueron los brazos.

RELIGIOSAMENTE COMPROMETIDO CON LA REVOLUCION CUBANA

Germán Araújo fue educado en un hogar extremadamente religioso. En su casa, se rezaba el rosario a diario, de rodillas, junto a la cama matrimonial. A los siete años, comenzó a realizar el apostolado, en las cárceles de Miguelete y Punta Carretas.
A los once años ingresó al prenoviciado, en la llamada Apostólica de los Jesuitas, convencido de que si quería seguir salvando almas debía iniciar la vida sacerdotal. A los trece años decidió que quería ser misionero en China. Quería combatir al comunismo con el evangelio en la mano.
Entre los 13 y los 15 años comenzó a cuestionarse su vocación sacerdotal; por esa misma época, comenzó a sentirse más cerca del Cristo del evangelio que de aquel Cristo que daba a conocer la Iglesia. A los 15 años dejó el Seminario y quiso volcarse de inmediato a la acción social. Ingresó a la Unión Cívica y en poco tiempo llegó a la Secretaría General de la Juventud en Montevideo.
En 1961, poco después de la invasión en Playa Girón, Araújo viaja a Cuba junto a una delegación de uruguayos que integraba gente de todos los credos y filosofías. Hasta ese viaje, él era de los que más reservas tenía con la Revolución Cubana. Había crecido convencido de que los Comunistas se comían a los niños crudos.
Al llegar a Cuba estuvo buscando micrófonos escondidos en su habitación del hotel, pero no los encontró. Poco a poco, en la calle, en el roce con la gente, fue viviendo una experiencia inolvidable, inesperada y que le provocó gran impacto. Aquellas sospechas, aquel intento de mantener distancias, se fue disolviendo casi sin que se diera cuenta.
El 14 de mayo, en el Palacio de los Deportes de La Habana, se festejaba el día de la madre. Las madres de las catorce mil niñas que habían sido becadas para estudiar, para alfabetizarse en La Habana, estaban allí. Se hizo un gran acto en el que iba a hablar Fidel Castro. En determinado momento, dos bombas hicieron que varias de ellas volaran por los aires, despedazadas. Una de las bombas estaba dirigida al auto de Castro.
Cuando Fidel da su discurso, no hubo ninguna referencia a aquel atentado terrorista. Habló sobre el significado de la Revolución, sobre el sentido de las becas, sobre lo que las niñas, al regresar a sus pagos, debían hacer en el sentido de poder llevar sus conocimientos a otros a los que todavía no se podía llegar. Esto para Germán Araújo, que estaba presente allí, fue una gran sorpresa, esperaba que apenas ingresara Fidel, aquello se transformara en un Circo Romano.
Unas horas después, en un bar, 4 uruguayos de añquella delegación se encuentran con Fidel Castro. Charlaron con él toda la noche, hasta las seis de la mañana. En esa conversación, Germán entendió que era su deber por una cuestión de honestidad, confesarle a Castro lo que había sentido. El temor de que aquel Palacio de los Deportes se convirtiera en un Circo Romano. A medida que hablaba, vio que a Fidel le corrían lágrimas que mojaban barba y bigotes. Germán se sintió conmovido y no pudo seguir hablando. Fidel le tomó la mano y le dijo: «Oye, que mal se nos conoce. Yo al pueblo lo quiero con el corazón caliente pero la mente fría. Esta noche el corazón y la mente estaban calientes ¿cómo iba a hacerlo?»
A partir de ese momento, un montón de juicios y preconceptos que Germán tenía incorporados, comenzaron a desvanecerse. Germán no dudó en señalar a aquel hombre como la persona que se convirtió a lo largo de su vida, en un ejemplo. Declaró en una entrevista realizada en el año 1985: "Pienso que Fidel Castro está tan dispuesto como el que más a darlo todo en aras de la humanidad y lo da". 
Cuando regresó del viaje, se incorporó a las actividades del Comité Coordinador de Apoyo a la Revolución Cubana. Quería dar testimonio de su explicación desde el punto de vista cristiano de la Revolución Cubana. Así por ejemplo, al hablar de la Reforma Agraria que era aplicada por la Revolución, intentaba explicarla desde las palabras de San Juan Crisóstomo: "lo que tú le das al pobre, no le das de lo tuyo, le restituyes lo suyo".
A un año de su regreso de Cuba, lo invitan a dar una charla en un acto en apoyo a la revolución. Asistió con gusto. Cuando llegó allí se encontró con un pizarrón que anunciaba su presencia y la del dirigente comunista César Reyes Daglio. Esto último lo dejó perplejo y asustado, y comenzó a buscar una excusa para irse. En eso estaba cuando fue llamado a subir a la tribuna. Sin saber qué decir, pensó que lo mejor era decir lo que sentía. Comenzó a convocar a la gente, a que el barrio se acercara a la tribuna. «No se preocupen, acérquense, el que va a hablar es un cristiano. En todo caso, después, cuando venga el comunista, ustedes se van. Pero escuchen una experiencia, la que yo he vivido».
Así logró que mucha gente se acercara y fue comentando cada una de sus experiencias en Cuba. Sobre el final de aquella charla agregó: "En Cuba aprendí, yo que termino de salir de la Unión Cívica, que a la hora de la verdad, a la hora de los pueblos, de un lado de la trinchera van a estar los Nardone, van a estar los Chiarino, los César Batlle, los Etchegoyen. Del otro lado, van a estar los Domingo Arena, los Grauert, los Brum, los Carnelli, los comunistas, los socialistas, y los auténticos cristianos (...) ahora va a subir a esta tribuna Reyes Daglio, a quien recién conozco. Sé, que a la hora de la verdad, quizás la bala del enemigo, la que está destinada a mí, se la lleve su cuerpo. O a la inversa. Y si es así, les quiero decir que ahora sube un compañero".
Aunque a muchos pueda sorprenderle ese pasaje del sacerdocio a la militancia política, lo que queda claro es la constante vocación social de José Germán Araújo. Una preocupación por el hombre, el amor por el hombre. Como él dijo alguna vez «yo soy de izquierda, lo quiero ratificar ahora, soy de izquierda, moriré ojalá que dentro de mucho tiempo, de izquierda, porque ser de izquierda es sentir amor, ser de izquierda es amar a la humanidad y yo en esta estuve, estoy y estaré».

ERASE UNA VEZ UNA LEY ...

Yo no sé muchas cosas es verdad
Digo tan sólo lo que he visto
Y he visto
Que la cuna del hombre la mecen con cuentos
Que el llanto del hombre lo taponan con cuentos
Que los huesos del Hombre los entierran con cuentos
Y que el miedo del hombre
ha inventado todos los cuentos
Yo sé muy pocas cosas, pero me han dormido
con todos los cuentos
Yo sé todos los cuentos

León Felipe 

Hubo una vez en la historia del país, un Senador al que intentaron hacer callar una y otra vez. Así comienza el cuento de la gestación de la Ley de Impunidad.
Ha salido el sol en Uruguay, el pueblo se vuelca a las calles donde han vuelto a sonar a viva voz, Quilapayún, Zitarrosa y Los Olimareños. Retornan a la vida democrática del país aquellos que estaban en tierras lejanas. Los presos políticos emiten discursos cargados de esperanza.
Franqueza, investigación y justicia, marcan presencia en los reclamos constantes que se dejan oír por parte de nuestros representantes parlamentarios, ya empezada la década del ´80. En mayo de 1984, Manuel Flores Silva declara en nombre del Partido Colorado: "No estamos pidiendo que rueden cabezas. Estamos por el contrario, exigiendo para los que sí han hecho rodar cabezas, con todas las garantías, la pena que es la justicia estable, oportunidad que sus víctimas no tuvieron". En marzo de 1985 Sanguineti afirma que habrá investigaciones, «No hay dudas de que se deben juzgar las actitudes de quienes estuvieron en el poder, sin el voto popular por tantos años». En setiembre del mismo año, Wilson Ferreira Aldunate declara:«Ahora estamos a telón abierto y habrá que hablarle al público de frente, y en ningún caso, y cualesquiera sean las circunstancias, los nacionalistas votarán la impunidad».

Deben ser muchos los uruguayos, tal vez unos buenos miles, que ante el espectáculo del mundo que los rodea, sufran un uniforme padecer. Están heridos en su sentido de verdad por el curso triunfal de las mentiras y, lo que es peor, de las semiverdades que en todos los rincones proliferan.

«El país amparó en la aministía, en el olvido, los delitos cometidos en contienda, el alzamiento, en hechos revolucionarios , pero nunca amparó el terrorismo de Estado, a los crímenes cometidos desde el poder armado contra un pueblo indefenso»

Senador Alberto Zumarán
12 de setiembre de 1986

Cuenta el segundo capítulo de este cuento, que cierto día de 1986, minutos despues de un altercado parlamentario se encuentran accidentalmente fuera de sala, el senador Araújo con el actual Presidente de la República, Jorge Batlle. ¿Sabe qué es lo que pasa con Ud. Senador? Usted no forma parte de la clase política. Usted no respeta nuestras reglas de juego. Hay cosas que pasan aquí dentro, que Ud. no debería contarlas por radio. Ud. es un buen tipo y en lo personal, hasta resulta un hombre simpático. Yo no le voy a pedir que abandone su audición radial, pero trate de respetar las reglas de juego y verá como todo se supera» 
Los discursos esperanzadores que reclamaban justicia pasan al recuerdo de un pasado no lejano. Alguien se tragó la llave del baúl donde quedaron guardados. Puertas adentro del gran Palacio, blancos y colorados comenzaban a gestar lo que sería la Ley de Impunidad, donde no había cabida para otras opiniones, para discusiones, no había cabida para el pueblo. Por eso molestaba el «estilo Araújo». Desde «La Democracia», «Jaque» y «El Día», comenzó una campaña contra el «radiosenador».
Aunque sus discursos eran idénticos en el Senado y en la radio, molestaba más su figura radial ya que alertaba a la opinión pública.

Es una variante de la cola de paja. Se ataca frenéticamente, porque se tiene la oscura conciencia de que esa furia y ese frenesí pueden ser, al menos por ahora, la cortina de humo que oculta las culpas propias a la mirada a veces distraída, a veces inquisidora, de ese ingenuo e imprevisible monstruo llamado opinión pública». Benedetti.

Hubo un día en el Palacio, en que tomó la palabra el Sr. Presidente del Senado, «Vótese por la afirmativa o negativa la Ley de Caducidad de la Pretensión Punitiva del Estado», dijo. Y así se hizo: Aguirre, afirmativa; Capeche, afirmativa; Cigliutti afirmativa; Ferreira, afirmativa; Araújo, negativa; Flores Silva, afirmativa; Zumarán, afirmativa; Tarigo, afirmativa... No todos los cuentos tienen un final feliz, pero éste termina, el humo se va y la culpa queda.
Abril del ´89 va a encontrar a un Uruguay a punto de teñirse de verde o amarillo. A pesar de las expectativas, el clima no parecía ser el adecuado para que triunfara la justicia. Un Germán Araújo porfiado, transita sin descanso el camino hacia el Referéndum. Con la coherencia de siempre, con la misma confianza de siempre, espera que el pueblo se pronuncie.
Claro que la opinión pública no es siempre lo suficientemente serena como para extraer conclusiones sabias y prudentes, menos aún cuando la han dormido con todos los cuentos.

«EN CUANTO A LA LEY DE CADUCIDAD DE LA
ACCION PUNITIVA DEL ESTADO (...) SE TRATA
PRACTICAMENTE DE LA SOLUCION QUE HABIAMOS
CONVERSADO CON EL SENADOR ALBERTO ZUMARAN
ANTES DE MI PARTIDA»

Senador Jorge Batlle
30 de diciembre de 1986

--------------------------------------------------------------------------------------

CUANDO UN AMIGO SE VA

Germán Araújo nació el 2 de setiembre de 1938. Casado, padre de dos hijos -Gabriela y Diego- se fue, un 9 de marzo de 1993, pero dejándonos lo más importante: la capacidad de la lucha que no tiene fin, la fe inquebrantable en el pueblo y la confianza absoluta en que un día, por fin, habrá justicia.
Miles de personas recorren a pie el trayecto desde el Palacio Legislativo al Cementerio del Buceo, el miércoles 10 de marzo. En contradicción con la lluvia que recorría los rostros de todos los allí presentes, el día se presentó soleado, con 30 grados de temperatura. El pueblo allí presente, otra vez junto a Germán como está acostumbrado, aplaudía y vitoreaba a Araújo, testimoniando una adhesión que traspasa los límites de la simpatía política o la coincidencia ideológica, estratégica y táctica. Es que Germán había calado profundo en el corazón de la gente. Había llegado con su voz en CX 30 por el año 1980, en las vísperas del plebiscito en que los uruguayos rechazamos la propuesta constitucional del gobierno dictatorial, y había llegado para quedarse. 
En diciembre de 1986, el Senado de la República vota su expulsión, con el apoyo de los partidos Colorado y Nacional, y la oposición de la bancada del Frente Amplio. Carlos Julio Pereyra y Gonzalo Aguirre, recordaron este hecho autocríticamente, en la sesión solemne del Senado la tarde del 9 de marzo.
En esa sesión, hicieron uso de la palabra un representante de cada lema y el presidente del cuerpo. Todos ellos, (José Korseniak por el Frente Amploio, Carlos W Cigliutti por el Partido Colorado, Carlos Julio Pereyra por el Partido Nacional, Hugo Batalla por el Nuevo Espacio y Gonzalo Aguirre) fueron coincidentes en destacar la personalidad de un hombre apasionado, luchador e irreductible.
No puede dejar de pensar en la declaración de Fidel Castro, su autodefensa mientras era juzgado por el asalto al Cuartel Moncada:

«En cuanto a mí se que la cárcel será dura como no lo ha sido nunca para nadie, preñada de amenazas, de ruin y cobarde ensañamiento, pero no la temo, cono no temo la furia del tirano miserable que arrancó la vida a setenta hermanos míos. Condenadme, no importa, la historia me absolverá».

¿Quién puede dejar de imaginarse cómo se habrá sentido Germán, cuando es expulsado por los que se llaman representantes del pueblo"?
Sería duro para cualquiera, pero sin dudas para él debe haber sido más duro que para nadie, ya que desde el Senado, él era la voz del pueblo que reclamaba por los Derechos Humanos y exigía el esclarecimiento de las violaciones ocurridas durante los once años de dictadura. Esa adhesión y defensa de la verdad, le costó el precio del ensañamiento y la expulsión. Pero demostró que ningún precio es demasiado alto cuando se trata de defender la verdad, de no perdonar, como otros lo hicieron, a aquellos que le habían arrebatado la vida a sus compatriotas. El pueblo lo absolvería de culpa y ese 9 de marzo, nuevamente quedaba demostrado.
También se le realizó un homenaje en el Cementerio del Buceo. Allí hablaron Mariano Arana en representación del Senado y Líber Seregni, en nombre del Frente Amplio. Llegaban múltiples arreglos florales, pero se destacaba aquel que envió Fidel Castro.
Pero sin duda, el homenaje más cálido, era el continuo desfile de gente de todas las condiciones que lo acompañó durante las treinta horas de velatorio y cortejo.

«¿Le tenés miedo a la muerte?
Antes sí, ahora no. Temía morirme antes de hacer algunas cosas, pero desde hace un tiempo 
me siento más tranquilo. En el fondo de mi conciencia, sé que, en lo social, algo pude contribuir» G. Araújo 

La aprobación por parte de las mayorías blancas y coloradas, de la ley que consagraría la impunidad de quienes torturaron, violaron, secuestraron y mataron en el Uruguay durante la dictadura, fue el desencadenante de la airada protesta de gran parte de la ciudadanía que salió a manifestar su disconformidad, circunstancia ésta que sirvió a la perfección a los planes de la derecha para expulsar del Parlamento a la voz que inevitablemente les recordaría día a día que habían traicionado el compromiso asumido de llevar a los violadores de los derechos humanos a la justicia. Así se gestó la "emboscada" contra Germán Araújo, de quien más que nada molestaba -como en alguna oportunidad se lo había expresado personalmente Jorge Batlle- que "no formara parte de la clase política y por tanto no respetara sus reglas de juego". Quizás sin saberlo, el actual presidente de la República le hizo el más grande elogio que podía habérsele hecho a quien tenía sus propias reglas de juego, que enmarcaba dentro de la honestidad, frontalidad y transparencia con que defendía sus ideales. 
A continuación se leerá un resumen del discurso de Germán Araújo en el Senado, publicado por el diario cooperativo La Hora de fecha miércoles 23 de diciembre de 1986

"La expulsión de Araújo del Senado, completando el grave ataque a las instituciones y a la justicia constituido por la ley de impunidad cerró la tragicomedia en dos actos protagonizada por blancos y colorados.
Remover a un senador elegido por el pueblo, más de 60.000 voluntades ratificadas en la calle en todas y cada una de las movilizaciones populares que han sucedido en estos 20 meses de democracia, es sin duda un grave ataque al Parlamento y a las instituciones democráticas.
Cediendo por partida doble los partidos tradicionales, admitiendo la impunidad de los Gavazzo y los Cordero y admitiendo expulsar del Senado la voz que lo denunciara.
A continuación transcribimos los principales pasajes del discurso pronunciado por Araújo en el Senado, desnudando el vergonzoso recuerdo por el cual se le separó del cargo."

"ME VOY CON MIS PRINCIPIOS"

Germán Araújo: Señor Presidente: he escuchado en el más absoluto silencio la mayor cantidad de agravios que jamás pensé que podría llegar a escuchar en mi vida.
Le recuerdo al Cuerpo que también este senador tiene familia; que en la Antesala del Senado se encuentran mis hijos. Al igual que el señor senador Zumarán tengo esa debilidad: mi familia. Pero, además tengo otra: las familias de los demás. Me duelen las familias de los demás tanto como la mía, así como los seres humanos.
Admito que esta noche, en el Cuerpo y en este clima de sobreexcitación que no empieza ayer, muchos señores legisladores puedan sentirse agraviados, puedan sentirse tocados, heridos; claro que lo admito.
Muchas veces me detengo a reflexionar sobre lo que otros pensarán y, a su vez, invito al Cuerpo a imaginar lo que a nosotros se nos puede estar ocurriendo.
Quiero decir, también en nombre personal, que continúo sintiendo el honor de ser frenteamplista. Por otra parte, el Frente Amplio no es una fuerza política que predique la violencia sino, por el contrario, la paz; la ha predicado siempre y ha luchado permanentemente por ella. Por esta causa, miles, decenas de miles de sus militantes han padecido enormemente. Algunos ya no están con nosotros por esa razón.
El Frente Amplio, fuerza que integro con orgullo, es la misma que lanzó en los momentos más difíciles del país, aquella consigna de pacificación: "Paz para el cambio y cambios para la paz" y ¡vaya si nos sacrificamos por esto!
El Frente Amplio fue el que propuso la amnistía antes que se desarrollaran aquellos acontecimientos luctuosos para el país. Su voz no fue oída y no fue acompañado.

SE REPITE LA LEY DE SEGURIDAD DEL ESTADO

El Frente Amplio fue el que se opuso a aquella ley de Seguridad del Estado, que lo único que hizo, desde nuestro punto de vista -cada uno tiene el suyo, y nosotros el nuestro- fue, en definitiva, legalizar algo que ni al país, ni al pueblo le servía.
Hoy, años después, escuchamos que muchos de los que votaron aquella ley dicen que no la volverían a votar. Nosotros no la votamos, pero la hemos padecido y ¡vaya si la hemos padecido!
Digo entonces como integrante de esta fuerza política, como lo hemos hecho siempre, que repudiamos todos los actos de violencia que tuvieron lugar en el día de ayer. Reitero: los repudiamos.
Lo que el Frente Amplio en el día de ayer promovió no fue una ida al Palacio Legislativo, sino un caceroleo. Nada más que un caceroleo. Digo desde el comienzo, que no incité a nadie a venir sobre el Palacio Legislativo en el día de ayer. Estas son afirmaciones que se han hecho, que quiero desmentir categóricamente. Fui si a la radio entre las 20.15 y las 20.30 horas y participé en un programa que promovía el caceroleo. Sobre esto voy a hablar en detalle un poco más adelante. Pero antes quiero manifestar, porque lo sentimos y porque nadie tiene el derecho a dudarlo, que expresamos nuestra máxima solidaridad con quienes padecieron la violencia en el día de ayer; que no estamos de acuerdo, de ninguna manera -jamás lo estuvimos- con quienes promueven precisamente lo que menos le sirve a la causa que perseguimos.
En lugar de estar hoy el pueblo entero haciendo una toma de conciencia sobre esto, que para nosotros es un verdadero paso atrás, un verdadero retroceso del sistema democrático, es decir, el amparar en definitiva a quienes violaron los derechos humanos haciendo que no se enfrenten a la justicia, desde nuestro punto de vista tan respetable como el de los demás -si debemos respetar el de los otros, queremos que también se respete el nuestro- queda clara la convicción de que lo de ayer y lo de hoy, esto es el consagrar este proyecto de ley que conduce a la impunidad, es, reitero, un 
paso atrás y es, sí -¡cómo no!- un paso atrás que a nuestro juicio, puede culminar en otra dictadura. ¡Y no queremos más dictadura!
Además en este país se nos conoce, pues la gente nos ha escuchado durante muchos años promover no una, ni diez, sino varias decenas de movilizaciones de nuestro pueblo. Muchas de ellas las promovíamos junto con varios legisladores que están hoy aquí sentados. Siempre pedimos -y lo tienen que recordar- evitar todo tipo de violencia, no entrar en el terreno de las provocaciones, no hacer caso a las mismas, explicar que todo eso es lo que el enemigo busca y quiere. Siempre lo hicimos, en dictadura y en democracia.

DEMOCRACIA ES PARTICIPAR

Tal vez se nos pueda decir: "Ah, pero manifestar en democracia no es lo mismo". Sin embargo, para nosotros sí lo es. Para nosotros la democracia no es sólo ir una vez cada cuatro o cinco años a las urnas; democracia es además la participación popular a través de todos los medios posibles, legales y pacíficos. La movilización es uno de ellos, el caceroleo también. Ayer escuchaba a un señor legislador decir: "Qué suerte que cuando este pueblo quiere mostrar su dolor, lo hace con cacerolas; que cuando quiere mostrar su indignación, lo hace con cacerolas" ¡Claro que sí! Y esto es lo importante, es decir, que nuestro pueblo confíe en los métodos pacíficos y que lo siga haciendo porque pacíficamente hicimos retroceder a una dictadura y logramos que quienes la integraban retrocedieran y volvieran a los cuarteles y que se instalara el sistema democrático. Eso lo logramos a través de la movilización. Nosotros pensamos y así lo dijimos en el Senado de la República: si nos uniéramos todas las fuerzas democráticas, podríamos hacer que se vayan a los cuarteles. ¡Claro que sí! Si el Presidente de la República -y lo hemos dicho- convoca al pueblo -porque alguna vez lo convocó alguien que a nuestro juicio, no era el Presidente, y me refiero al señor Bordaberry, que cuando llamó al pueblo no fue nadie, tal vez porque condujo las cosas en forma tal que no eran propias de un Presidente o porque no tuvo valor para serlo- allí estaremos todos, legisladores, Ministros y dirigentes de todos los partidos políticos. Debo decir que hubiera estado todo el pueblo -y también el Frente Amplio- para respaldarlo. Y si antes los militares retrocedieron, ¿cómo no van a retroceder ahora? Si antes tenían 65.000 carabinas, ahora también las tienen; pero antes también tenían todo el gobierno y el poder en sus manos.
Nosotros creemos en la movilización, en el caceroleo, que el pueblo tiene que movilizarse y que tiene que estar expectante. Es más: vemos con profunda alegría cómo ahora, en esta democracia, el pueblo participa mucho más que en aquella otra que tanto se nos debilitó, hasta que se nos fue de las manos, porque no participaba. Ahora el pueblo quiere saber, se acerca a las tribunas, discute. Eso no es malo, es bueno e importante.
Se ha dicho muchas veces que manifestar en el Palacio Legislativo -este no fue el caso porque el Frente Amplio, reitero, no invitó a ir sobre el Palacio Legislativo, como se ha expresado- es cosa fea o cosa mala, que no es propio de la democracia. Creemos que sí, que lo es. Cada uno de nosotros fue elegido por nuestro pueblo -tal vez se equivocaron cuando nos eligieron- y eso fue en función de una conducta, de un compromiso, de una plataforma programática y de lo que, en definitiva, encierra cada una de nuestras fuerzas políticas. El pueblo tiene todo el derecho del mundo, sin esperar cinco años, a venir a recordarnos cuál fue nuestra promesa electoral. Reitero, tiene todo el derecho del mundo. Y esta noche digo esa frase de Artigas estampada en este mismo edificio: "Mi autoridad emana de vosotros y ella cesa ante vuestra presencia soberana"
Repito que de ninguna manera nos puede parecer mal que el pueblo se acerque al Palacio Legislativo. Por supuesto, siempre puede suceder que alguien haga lo que anoche algunos hicieron. Esto puede pasar.
Pero porque unos pocos hagan esto ¿le vamos a pedir al pueblo que deje ese instrumento fundamental de participación? No lo podemos pedir. Lo que tiene que hacerse en democracia es lograr el máximo de seguridad, hacer que en este caso concreto, por ejemplo, el Ministerio del Interior ordene lo adecuado: fuerzas preventivas.

LA OMISION DE MARCHESANO

Nadie ignora lo que pasó en estos días y aquí ninguno de nosotros repudió tal cosa. Nos pareció muy bueno que así se hiciera. En estos días, mientras sesionaba el Senado de la República se acercaron algunos cientos de ciudadanos -lo voy a decir en los términos que se expresaron algunos señores senadores-, no era una multitud como la de anoche, mucho menor, pero había un cordón de fuerzas policiales que permitía manifestar, porque está bien hacerlo, pero a su vez los alejaba del Palacio Legislativo, de forma tal que, por ejemplo, nuestros automóviles no estaban en ese perímetro al que los manifestantes pudieran llegar. Eso nos parece una buena medida preventiva. Anoche, nosotros suponíamos que iba a ocurrir lo mismo. Claro que sí. ¿O es que nadie sospechaba que eso podía ocurrir? Yo digo que ahí alguien se equivocó porque en esto tenemos una enorme diferencia; hay quienes sostienen que todas estas manifestaciones son por obra y gracia de lo que pueda promover un senador de la República a través del micrófono de una radio. Creo que es sobrestimar a esa radio. Pienso que es así. No es tanta la audiencia de esta emisora para que pase esto. Ayer nosotros no promovimos esta manifestación al Palacio Legislativo y tampoco lo hizo esa radio.

NO VAMOS A RENUNCIAR A LA MOVILIZACION

Nosotros no podemos renunciar a las movilizaciones pacíficas, no le podemos decir al pueblo que vaya perdiendo sus instrumentos y que vaya a casa y esperen cinco años y no digan nada si hoy se sienten mal o si sienten dolor o si la promesa que se les hizo no está siendo cumplida efectivamente. Aquí lo que no se ha valorado es lo siguiente: ayer no se convocó al Palacio Legislativo y eso tiene que estar bien claro. Sin embargo la gente vino, pero eso, había que suponerlo. Lo que ocurre, es que partimos de puntos diferentes: ustedes sostienen que esto es por la prédica de un senador y, nosotros, creemos que este clima reinante es consecuencia del proyecto de ley que ha sido aprobado. ¿O es que acaso tanto nos cuesta ponernos en lo que otros pueden estar sintiendo o pensando? ¡Caramba! Reconozcámoslo. Bien lo sabemos. En este momento se ha hablado de costo político. ¿Por qué se habla de esto? Si la gente no sintiera nada, y si fuera indiferente a este tema, entonces estaría de acuerdo. Pero cuando se habla de costo político es porque la gente siente. Y en este país hay mucha gente que está dolorida, que se siente frustrada, que estaba esperanzada.
En la Cámara de Representantes ocurrió de todo y esto no tenía que ver con lo que pasaba afuera. Antes de que algo pasara en el exterior del Palacio, las reyertas, los puñetazos, estaban dentro. Todos estamos sobreexcitados y hay que admitirlo.
El clima es muy especial. Es más; es lamentable que esta decisión que hoy va a adoptar el Cuerpo tenga que tomarse en este clima donde, reitero, lo comprendo, tienen derecho a sentir lo que sienten. Muchos legisladores hoy están ofendidos, lastimados, heridos. De otra manera yo no podría explicarme que esta noche haya tenido que escuchar estos agravios.
Aquí se ha llegado al colmo de compararme con Hitler y si algo estamos tratando de evitar es, precisamente, a Hitler y a sus aprendices. A esto hemos consagrado nuestra vida y es por ello que eso es un agravio.
¿Qué clima existe? ¿Acaso, por ejemplo -y quiero que cada uno se diga esto en conciencia- alguien puede entender que un señor legislador, en un estado de normalidad absoluta y total, cruce la Sala de la Cámara de Representantes y arroje sobre la barra -más precisamente sobre la madre de Elena Quinteros- un vaso? No. Y eso lo hizo el señor representante Edison Rijo. No sé si a él se le planteará una cuestión de fueros, pero hizo esto. ¿Por qué? ¿Quién tiene la culpa de esto? Es que por estos días el señor diputado Rijo también está sobre excitado. Nosotros tenemos nuestra sobre excitación y nos hacemos cargo y somos responsables de ella ¡Claro que sí! Podemos reconocer estas cosas sin ningún tipo de problemas.

EL RELATO DE LOS HECHOS

Quiero relatar exactamente los hechos para el Cuerpo.
En el día de ayer, después de abandonar el Senado de la República, me trasladé a mi hogar, sin hacer siquiera las emisiones radiales. En su lugar se emitieron otras grabaciones. Aproximadamente a la hora 20 y 15 llegué a la radio y 15 minutos después acompañé a quienes estaban saliendo al aire en ese momento. Ellos estaban promoviendo el caceroleo. Reitero que nada más que el caceroleo. Comenzamos nuestra participación. ¿Por qué no hacerlo? Y ¿por qué no reconocerlo?
Nos sentimos muy doloridos. Para nosotros lo que termina de consumarse ahora no es sólo un problema de la justicia y de los derechos humanos; es efectivamente, un retroceso. Así lo vemos nosotros y así lo ve el Frente Amplio.
¡Claro que sí, que yo quería hacer caceroleos! ¡Y voy a querer muchos caceroleos más si los problemas que nos aquejan no se solucionan!.
En un momento dado, cuando estaba hablando en la radio y tal como lo expresó el señor representante Alonso, cuando se nombra a Gelós Bonilla, al edil de Maldonado por el Frente Amplio -quizás otros puedan no sentir como yo, y estoy seguro que en nuestro Frente Amplio también lo sienten muchos compañeros aunque tal vez reaccionando de diferente manera- sí, es verdad, por mi mente pasaron un montón de escenas tremendas, dramáticas, que me había relatado un testigo presencial de su muerte.
Yo no sé si a otros les sucede, pero a mí, sí. Siento dolor y sentí ese dolor, y, concretamente, digo: yo creo que con el paso atrás que se termina de dar se posibilita la vuelta de los Gavazzo y los Cordero. ¡Vamos a tener más desaparecidos, muchos más! ¡Vamos a tener fusilados, más ahogados y de todo, mucho más que antes! ¿Por qué? Porque ya quedó demostrado que cuando las instituciones retroceden los militares pisotean.
Sentimos todo eso, señor Presidente y fuimos capaces ¡claro que sí! de acudir a imágenes que no eran las mejores. Lo reconozco públicamente. Con esto no hago un abandono de principios, posturas o posiciones.
En este Senado de la República recuerdo que ayer, debe estar en actas si es que no se borró, se le gritó cobarde a este senador. Se le gritó traidor, atrevido, se le tachó de irresponsable, y no sólo a él. Además se dijo: "Ese senador dice pavadas y estupideces".

A ZUMARAN SI, A ARAUJO NO

"Una sarta de pavadas y estupideces". Exactamente; el señor senador Zumarán me lo acota, y el señor Presidente del Senado, doctor Enrique Tarigo y el propio señor senador se sonríen.
¡Yo también tengo familia, señores senadores, y además tengo hombría!. No me gustan los insultos. Sin embargo, minutos después -y él mismo lo puede atestiguar- el señor senador Zumarán pasa junto a mí. Reconozco no haber desviado la vista para saludarlo porque pensé que los ánimos estaban demasiado agitados. Pero el señor senador Zumarán se detuvo junto a mí y me dijo: Perdonáme -le rogaría que repitiera sus palabras, porque no las recuerdo exactamente- y yo no siento odios. Lo que pasa es que estaba indignado contigo». ¿Y qué hice? Apreté su brazo izquierdo y le dije: "No te hagas problema; está bien".
A Zumarán, ¡está bien! pero a Araújo, no. Araújo no puede sentir dolor ajeno, porque si lo siente es un demagogo. Se dice que Araújo está explotando el dolor de los demás, no puede sentir dolor.
La verdad es que me duele lo que ha pasado en este país y enormemente. Si los demás tienen sensibilidad, yo también. Y yo reacciono de acuerdo a mi sensibilidad.
Lo de ayer señor Presidente, fue un hecho más que lamentable y yo me expresé como lo he hecho siempre. No tuve nunca una vocación política que tuviera como meta ocupar una banca en la Cámara de Representantes o en el Senado. Los señores senadores pueden estar tranquilos porque me voy a sentir igualmente cómodo en la vida ciudadana, sin esta distinción y sin fueros. Pero también que creo que es necesario que cada uno reflexione, haga un análisis de conciencia sobre lo que está haciendo. Aquí no se va a resolver exclusivamente la separación del señor senador Araújo por considerársele indigno del Cuerpo; desde mi punto de vista esto será otro paso atrás que se suma al de hoy y al de ayer. Otro paso atrás que está dando la democracia. ¿Por qué? porque todo el mundo tiene derecho a expresar sus sentimientos. Y aunque a ustedes les parezca mentira, yo aquí dentro represento un pensamiento. De modo que silenciando mi voz no se van a acallar las ideas, porque otro compañero vendrá a defender los mismos principios. Podrá condenarse nuestro estilo político, pero nunca por deshonestidad.

PRINCIPIOS Y ESTILO

Nosotros hemos continuado la lucha con el mismo estilo que ahora tanto molesta.
Parecería entonces que lo que se cuestiona es un estilo. Yo diría el estilo para defender determinados principios. Porque un estilo diferente hace que aquí, a este senador que nunca vino al Senado a llorar o a quejarse, se le ha dicho -y lo voy a repetir para que conste en la versión taquigráfica- lo siguiente: "senador parlante" -esto es lo más chico- "de dudoso pasado" "obsecuente de los militares", "aprendiz de brujo", "llanero solitario", "lacras personales que tenemos en nuestras Cámaras", "cachondea con los militares", "el dueño de una boite", "correspondal de Paulos", "carta lustrabotas a Paulos", "es el minisenador", "el payaso", "es el caballo de Troya", "es la majuga", "es el radio-senador", "el cobarde", "traidor y atrevido". "dice pavadas y estupideces, es irresponsable", "se desconoce toda autoridad moral", "terrorista de la expresión"; "truhán político", "engordó mientras ayunaba", "ex-bolichero", "prédica salvaje", "actitud canallesca"...

Señor Ferreira: Es un buen retrato.

Araújo: ¡Y todavía se ríen! 
Estas cosas se han dicho en este Senado y en varios medios de difusión que están siendo dirigidos por senadores de la República.
Sin e mbargo espero que se respeten, por lo menos, los pocos minutos que me quedan de presencia en este Parlamento.
También se ha dicho de mí: "Es la explotación de la ética y la moral", "no tiene dignidad". Y hay más todavía por allí.
A mí se me pueden decir estas cosas. Pero si yo un día, indignado, digo lo que siento, hay que aprovechar para sacarme, para que no hable más, para que no diga nada y para que se me compare con Hitler.
Yo digo que este Hitler, ¡de Hitler no tiene nada! ¡Sí tiene de demócrata! ¡Luchó por esta democracia! ¡Ninguno de ustedes me lo va a negar! ¡Luchó y se encontró con muchos de ustedes en la clandestinidad!
¡Fue preso 163 veces! ¡Está dispuesto a morir por la democracia! ¡Ahora lucha por preservarla aunque se le aparte del senado de la República.

MIS HIJOS ME ESPERAN ORGULLOSOS

No sé, señor Presidente, si los señores senadores han reflexionado lo suficiente. Aquí el problema no es de heridas personales. ¡Me voy con mis principios y por ellos voy a seguir luchando!. ¡Pero tengan conciencia de que esto que se va a hacer no configura un agravio para Araújo! ¡Ahí están mis hijos que se sienten orgullosos de su padre! ¡Yo también de mis hijos! Estoy absolutamente convencido de que ellos respetan cada una de las actitudes que he tomado. Mañana podrán pensar que me equivoqué. Por supuesto que lo pueden pensar hoy; pero de mi lealtad, de mi honestidad y de mis principios, ellos no dudan.
¿No será entonces que lo que molesta, más que el estilo de Araújo, son los principios que defiende?
Si es así, reconozcámoslo.
¡Levanten la mano! ¡Retírenme del Senado, pero no me van a retirar de la lucha por la democracia, por la verdad y por la Justicia!.
¡Viva mi país y esta democracia que vamos a preservar y profundizar!
Muchas gracias".

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

ALGUNOS NOMBRES PARA RECORDAR

Votaron a favor de la ley de impunidad:

POR EL PARTIDO COLORADO:

Juan Amaro; Abayubá Amen Pisani; Nelson Arredondo; Roberto Asiaín; Honorio Barrios Tassano, Federico Bouza; Alberto Brause;
César Brum; Mario Cantón; Cayetano Capeche; Washington Cataldi; Raúl Cazabán; José Cerchiaro; Jorge Conde; Víctor Cortazzo; Eber Da Rosa; Francisco Forteza; Washington García Rijo; Oscar Gestido; Hugo Granucci; Arturo Guerrero; Luis Hierro López; Walter Isi; Daniel Lamas; Ariel Lausarot; Oscar Lenzi; Oscar Magurno; Pablo Millor; Ope Pasquet; Ramón Pereira Pabén; Juan L. Pintos; Edison Rijo; Yamandú Rodríguez; Carlos Soto, Guillermo Stirling; Tabaré Viera; Juan Bemntancur; Ruben Díaz y Lidia Curi.

POR EL PARTIDO NACIONAL:

Numa Aguirre; Héctor Barón; Rubens Francolino; Carlos Fresia; Carlos Garat; Héctor Goñi; Luis A. Heber; Marino Irazoqui; Luis Ituño; Jorge Machiñena; León Moreli; Elías Porras; Alfonso Requiterena; Carlos Rodríguez Labruna; Walter Santoro; Jorge Silveira Zabala; Héctor M. Sturla; Gustavo Varela; Alfredo Zaffaroni y Bernardo González.

VOTARON EN CONTRA:

POR EL FRENTE AMPLIO:

Nelson Alonso; Guillermo Alvarez; Carlos Bertacchi; Tabaré Caputi; Gonzalo Carámbula; Carlos Cassina; Juan P. Ciganda; José Díaz; Yamandú Fau; Ruben Frey; Ramón Guadalupe; Eduardo Jaurena; Héctor Lescano; Nelson Lorenzo; Edén Melo; Carlos Negro; Manuel Pérez Alvarez; Lucas Pittaluga; Baltasar Prieto; Gilberto Ríos y Andrés Toriani.

POR EL PARTIDO NACIONAL:

Amorín Larrañaga; Barrios Anza; Juan C. Fuentes; Alem García; Oscar López Balestra; Julio Malmó; Luis J. Martínez; Juan Oxacelhay; Héctor Lorenzo Ríos; Ricardo Rocha Imaz; Raúl Rosales y Edison Zunini.

POR EL PARTIDO COLORADO:

Víctor Vaillant

POR LA UNION CIVICA:

Julio Daverede y Hebert Rossi Pasina

INDEPENDIENTE:

Carlos Pita 

La ley fue promulgada con la firma de Julio María Sanguinetti en su carácter de Presidente de la República y los Ministros de Defensa Nacional, Juan Vicente Chiarino; del Interior, Antonio Marchesano e Interino de Educación y Cultura, Julio Aguiar. 

Concretado el atropello contra Germán Araújo por parte de blancos y colorados, el pueblo se manifestó en masa para respaldarlo y así lo recogía en sus páginas el diario cooperativo LA HORA en su edición del miércoles 24 de diciembre de 1986:

"UN PUEBLO... CONTRA LA IMPUNIDAD, CON GERMAN"

Decenas de miles de compatriotas colmaron 18 de Julio en reclamo de Verdad y Justicia y condena a la "Ley Gavazzo"

Una vez más el pueblo dijo no a la impunidad decretada por blancos y colorados y promulgada por el presidente Sanguinetti. Ayer nuestro pueblo reclamó por "Verdad y Justicia", contra la intransigencia del gobierno y expresó su solidaridad con el «senador del pueblo» José Germán Araújo.
Decenas de miles de ciudadanos desbordaron nuestra principal avenida desde la Universidad de la República hasta el Obelisco, acompañando al senador del Frente Amplio que fuera expulsado de la Cámara Alta por los dos partidos tradicionales que votaron la amnistía a militares y policías que violaron los derechos humanos durante la dictadura.

"EL PETISO ES LO MAS GRANDE QUE TIENE EL PAIS"

Desde las primeras horas de la tarde miles de personas se comenzaron a concentrar sobre la Casa Mayor de Estudios en la Avda. 18 de Julio.
Sobre la hora 20, la multitud -que coreaba consignas como "Germán, amigo, el pueblo está contigo", avanzaba a lo largo de la calle con banderas del Frente Amplio, de todos sus sectores políticos, de la CPN con pancartas en donde se reclamaba la aparición con vida de los desaparecidos, con el poster obsequio que sacó LA HORA en donde aparece el senador Araújo, al tiempo que cientos de trabajadores marchaban junto a sus sindicatos, bajo la bandera de la central obrera PIT-CNT.
El mar de gente inundaba la principal arteria de Montevideo y muchos decían "el petiso es lo más grande que tiene el país"

Todo el Frente Amplio solidario con Germán Araújo

«Pasadas las 20,30 horas se abrió una brecha entre la multitud y allí aparecieron en medio de un estrepitoso aplauso

y de vítores, las máximas autoridades de la coalición de izquierda, que se hicieron presentar para respaldar y solidarizarse con José Germán Araújo, dirigente de la CUF.»
(...)
"Asimismo se hizo presente la máxima dirigencia del PIT-CNT, encabezada por su presidente José D´Elía y también concurrieron para reclamar verdad y justicia representantes del movimiento social, estudiantil y otras organizaciones barriales. (...).

No habrá olvido

En la primera fila y siempre que se realice un acto público de aquí en adelante -porque no habrá olvido- se presentaron las madres de los familiares desaparecidos, quienes portaban los retratos de sus seres queridos secuestrados por los represores a los que el pacto blanqui-colorado les otorgó la total impunidad. (...)

A las 20,10 junto al General Líber Seregni, los demás dirigentes y parlamentarios del Frente Amplio, llega a la concentración el senador Germán Araújo y la multitud lo recibe en medio de una algarabía indescriptible y al grito de "Araújo, amigo, el pueblo está contigo"
Germán es abrazado por los líderes frenteamplistas de todos los sectores y de inmediato es arrebatado por la multitud. Y cuando José D´Elía termina su discurso, Araújo prácticamente en vilo, avanza en medio de la muchedumbre por 18 de Julio en dirección al Obelisco.
Pero es tan densa la concentración en la que prácticamente no cabe ya una aguja, que apenas puede avanzar, mientras todo el mundo, hombres, mujeres, jóvenes, niños y ancianos se apretujan y disputan el honor de abrazar al Senador del Pueblo. (...).
Recién una hora después Germán Araújo llega hasta 18 de Julio y Duvimioso Terra y momentos después el Senador del Pueblo y su esposa aparecen en la histórica ventana del séptimo piso, igual que lo hiciera todos los días en su histórica huelga de hambre contra la decisión de la dictadura de clausurar CX 30.
La aparición de Araújo con su clásico gesto de los brazos en alto provocó un verdadero delirio entre la multitud. Fueron apenas ocho minutos los que estuvo Araújo saludando desde la ventana. Ocho minutos fueron más que suficientes para demostrar que, contrariamente a lo que pensaron sus torquemadas, el prestigio de Araújo ha crecido, se ha multiplicado por mucho cuando aún no se habían cumplido las 24 horas del inconstitucional juicio sumario."

---------------------------------------------------------------------------------

REPERCUSIONES EN EL EXTERIOR POR LA REMOCION DE ARAUJO.

"En el día de la víspera comenzaron a llegar a Montevideo expresiones de solidaridad provenientes de distintos países para con el senador frenteamplista José Germán Araújo.

Como en la época de la dictadura cuando Araújo protagonizó jornadas trascendentes por la recuperación democrática, y los fascistas intentaban vanamente impedir su acción política, medios de comunicación masiva de América y Europa se comunicaron telefónicamente con medios periodísticos locales para recabar las informaciones del lamentable y vergonzoso episodio protagonizado por 25 senadores del país.
Así fue que se produjeron comunicaciones con Radio Madrid y la Cadena Crea, de España; Radio Latina de Francia; Radio Cooperativa de Chile, Radioprograma de Perú; Radio Minería de Bolivia; Radio Educación de México; Radio Nacional de Panamá; Radio Sandino de Nicaragua; Radio Rebelde de Cuba; Radio Wado de Nueva York; Radio Ñanduty de Asunción; Radio Todelar de Colombia; Radio Guaiba de Porto Alegre; Radio Neederland de Holanda; las emisoras argentinas Nacional, Continental y Belgrano.
También medios de prensa escrita se interesaron por la significación para la democracia uruguaya de la remoción del senador Germán Araújo. 
LA HORA mantuvo conversación telefónica con la redacción del Diario do Sul, de Porto Alegre.
Particularmente precupados se mostraron personalidades que conocieron a Germán Araújo en oportunidad de las Jornadas de Solidaridad con Uruguay realizadas en el año 1983. Hugo Vettere, ex alcalde de Roma, se mostró visiblemente preocupado por la remoción del senador frenteamplista y le transmitió a través de nuestro diario su irrestricta solidaridad.
A su vez, Renzo Imbeni, alcalde de Bolgna manifestó no comprender las razones de quienes votaron la salida de Araújo del Senado por sus convicciones políticas. En similares términos de asombro se expresaron también Novella Sansoni, ex presidente de la provincia de Milán, el pintor Renato Gutso y el compositor Luigi Nono, todos amigos personales del senador frenteamplista".

La enorme ascendencia que Germán Araújo tenía sobre la gente que sentía representados y defendidos sus intereses a través de su palabra, y su inclaudicable determinación de decir siempre la verdad, hicieron que este luchador social y excepcional comunicador fuera perseguido por el sistema político uruguayo.
Alejado ya de su cargo de senador -que más adelante volvería a ocupar nuevamente por decisión del voto ciudadano- siguió siempre comprometido con el pueblo y prueba de ello era que su audición radial diaria en CX 30 se esperaba con avidez por un número cada vez mayor de seguidores. Quizás por eso, el resultado final se refleja en la nota que a continuación se transcribe, tomada de las páginas del diario La Mañana, que además publicó la nota que en papel membretado se le hiciera llegar a Araújo:

"CX 30
la radio

Montevideo, 16 de enero de 1992

Sr. José Germán Araújo
Presente
De nuestra consideración:

Nos cumple notificar a usted que la dirección de CX 30 ha resuelto suspender la audición a su cargo, hasta tanto exista un total acuerdo sobre las normas éticas que deben regular las relaciones entre las partes.
Esas normas deberán incluir la no utilización permanente de nuestros micrófonos para insultar a la dirección de la emisora.
Saluda a usted muy atentamente

Por CX 30 La Radio

Gerardo Amengual "

 

"CALLARON A GERMAN ARAUJO EN CX 30 LA RADIO POR
«RAZONES ETICAS» Y POR HABER «INSULTADO»


"Tengo la más absoluta certeza que suspendieron Diario 30 por razones políticas. Quienes se definen renovadores practican el stalinismo" dijo el Senador a LA MAÑANA.

Finalmente se concretó algo que resultaba ser muy anunciado. Con fecha 16 del corriente mes de enero, la actual dirección de CX 30 La Radio, decidió suspender totalmente las audiciones llamadas "Diario 30", llevadas adelante por el hoy Senador de la Corriente de Unidad Frenteamplista, José Germán Araújo.
Desde sus inicios pasaron 11.122 emisiones de ese programa, "4.076 horas de audición" recordó el legislador, "sin contar con las programaciones especiales que se hicieron cuando la reforma Constitucional de 1980, las elecciones y la recolección de firmas".
"Recuerdo además los 81 programas sobre el conflicto que se vivió en el Atlántico Sur cuando la guerra en las islas Malvinas en 1983", agregó.
LA MAÑANA fue recibida por el legislador sancionado. Dialogó por más de una hora, en la que no estuvieron ausentes temas que si bien podrían ser considerados laterales en la actual situación de uno de los medios de comunicación del Partido Comunista Uruguayo, tienen directa vinculación con la medida adoptada por la hoy dirección de la emisora.

¿Podríamos decir que estamos hablando con un desocupado?

- Desocupado radial; ocupado como legislador. Aunque a mí me resulta sumamente extraño no poder comunicarme con la gente luego de tantos años, concretamente desde el 1º de noviembre de 1980. El contacto que tuve con los oyentes fue permanente, salvo cuando la radio fue clausurada por un mes, o cuando estuve detenido. En esos tiempos, recuerdo, se irradiaba la novena sinfonía de Beethoven, como señal de que estaba ausente.
Hoy de mañana, al no concurrir a La Radio y saber que no iba a salir al aire, significó una situación muy especial.

Ese sentimiento especial que los oyentes de la 30 decían experimentar con relación a la emisora ¿se ha perdido?

-Naturalmente. Paulatinamente se ha ido perdiendo. En primer lugar no hay más que ir a ver los ratings de audiencia, ésta se ha perdido. Creo que la 30 se perdió a medida que iba desapareciendo la gente que componía La Radio.
Se ha optado por una línea totalmente diferente, y no voy a ingresar en un análisis detallado sobre la manera en que esto se trastocó y tuvo el desenlace que a esta altura tiene. Esta es la crónica de una muerte largamente anunciada. Desgraciadamente preví esto en 1985. Lo discutí, traté de que se reflexionara, se modificara el lineamiento...

Pero tu has colaborado en reiteradas oportunidades en los cambios de programación de la emisora.

- Yo lo intenté, pero fui desoído; en principio ignorado y luego ya totalmente agredido. Particularmente para mí esto es doloroso.

Bueno, ahora ¿qué ocurrió con la emisión de los espacios políticos partidarios del Senador Araújo?

- Sé que los lectores de LA MAÑANA están informados y muy bien de esto, pero yo creo pertinente hacer un resumen de lo que ocurrió y terminó en la supresión de mis espacios por parte de la Dirección de la emisora.
Esto se inicia con un rumor, en la semana de fin de año, por parte de un funcionario de la empresa (Juan Graña), que me pregunta por la suspensión de las emisiones en los horarios de la tarde y de la noche. Cuando le digo que no sabía nada, me dijo que lo tomara como un rumor. Otro funcionario (Antonio Iglesias) me dijo el 31 de diciembre que tenía la certeza que, el dos de enero, los espacios se levantaban. Llegué el dos a la radio, le pregunté al operador y, efectivamente, éste me dijo que "Diario 30" no se iba a irradiar en la tarde y en la noche. Informé a la audiencia sobre la determinación y, al día siguiente, un informativista de La Radio me entrega una carta escrita y firmada por él, de cuatro líneas, manifestándome que "Diario 30" se había suspendido en esos horarios. Al día siguiente lo comuniqué a la audiencia y el fin de semana me entero que tampoco se irradia el espacio los fines de semana, como habitualmente se hacía. El lunes había paro y el martes se me entrega otra carta, notificándome que tampoco los fines de semana se irradiaba. Entendí que era una provocación intentando que me fuera, porque ese no es el método; nadie pone la cara, no apareció ningún dirigente porque todos sabemos que allí hay dirigencia política a cargo de la emisora, y le pregunto a la audiencia qué es lo que debo hacer. Doy mi número telefónico y fue impresionante el número de llamadas; hoy mismo (lunes) recibí una cantidad enorme.
Un cincuenta por ciento me pedía que me quedara y el otro cincuenta que me tenía que ir. El jueves pasado informé a la audiencia sobre la resolución. Esta es: accediendo al cincuenta por ciento de los oyentes, permanecer en ese espacio pero, accediendo también al otro cincuenta por ciento y por entender que es obligación de todo frenteamplista abrir nuevos espacios y no estar de acuerdo que se coarte el poder de comunicación, voy a salir en otras radios de la capital e interior del país.
El sábado me llaman desde una oficina pública, a las nueve de la noche, anunciándole a un familiar mío que yo tenía que pasar por esa oficina a retirar una carta que habían dejado para mí. Fui a buscarla y me encontré con una carta sin dirección ni nada y con el logo de La Radio. Abrí el sobre y me encontré con la información que "Diario 30" no iba a ser irradiado más aduciendo a que debía llegar a un acuerdo sobre las normas éticas y que no podía insultar a la dirección.
Yo, por medio de LA MAÑANA, desafío a que se irradien esas grabaciones donde se dice que he insultado, y la audiencia es testigo de eso. No hay insultos, lo que hay son verdades y a veces éstas duelen más que los agravios. Había una provocación evidente pensando que me iba a retirar de la radio, pero como vieron que me quedaba y a la vez ampliaba el espectro de medios de difusión, parece que les molestó mucho.

Perdón, pero no lo veo convencido de que los argumentos manejados por la dirección sean, en definitiva, los que sopesaron para resolver su alejamiento de la emisora.

- Tengo la certeza más absoluta de que no es por esto, en primer lugar porque es falso que yo los haya agraviado. Evidentemente es una operación bien preparada, esperaron el verano, período en que declina el nivel de audiencia, para pegar un golpe tras otro, de la peor manera, levantando las audiciones para comunicar después.
Esto tiene una raíz política naturalmente. Más allá de las diferencias mantenidas desde el ´85 a la fecha igualmente no sólo se me permitió sino que se promovió que hiciera programas especiales por ejemplo, en las elecciones de 1989. Por lo visto, no bien la CUF interpretó que la coalición 1001 no existía se entendió que no debíamos salir más al aire, lo cual habla de viejas prácticas estalinistas, y me sorprende que provenga de gente que se define como renovadora. El sectarismo brutal y total de no aceptar que el mensaje frenteamplista, cuando es dado en general, pueda no agradar a aquellos que sólo buscan intereses sectoriales o personales.

Por ética a usted lo expulsaron en la pasada administración del Parlamento. ¿Es poco ético el senador Araújo?

- Yo creo que es la gente la que debe juzgar si es así o no. Lo que molesta es que yo diga la verdad. No me siendo ni vencido ni cosa por el estilo. Ya que se menciona lo del Senado; sin haber entregado ni medio principio volví a él, con lo cual no sé si esto es definitivo. Quizá sin entregar ni medio principio, pueda volver algún día a La Radio.

¿Descarta la posibilidad de realizar algún contacto político con algún camarada suyo sobre este tema?

- Sí..

¿Han hablado con usted?

- No... ¿quién?

Jaime Pérez, por ejemplo.

-No. Todo esto que ocurrió fue llevado adelante por un señor que sin designación, por lo menos pública, remitió las notificaciones.

¿Quién es? ¿Quiere decir su nombre?

- En realidad no quiero dar su nombre, porque la historia no registra a los verdugos.

¿Dolorido?

- Naturalmente, no es poca cosa. Es el contacto con miles y miles de oyentes.

Pero ese contacto lo puede tener en otro medio

- CX 30 tiene para mí lo que tenía para el resto de los oyentes; era todo un símbolo. Creo que fue la radio más plural de este país en los tiempos en que nadie era plural. En la radio se desproscribió a mucha gente. Más allá de los casilleros a los que cada uno arribó al advenimiento de la democracia, nadie puede olvidar que, en algún tiempo, estuvimos todos juntos.

¿Qué valoración hace de su renuncia a La Radio cuando fue elegido Senador?

- Confieso que me equivoqué. Creí que por razones éticas no era conveniente que al haber sido elegido Senador de la República pudiera estar vinculado a un medio de comunicación. Fue el error más grande de mi vida en esta materia porque quizás se hubiera podido evitar todo lo que después ocurrió. Además, me dí cuenta a los pocos días de mi error cuando el entonces Vicepresidente de la República dirigía el diario El Día, y que otro Senador de la República dirigía el diario La Mañana. De alguna manera ese error hoy lo estoy pagando.

No le creo que la supresión de Diario 30 quede por aquí. ¿No realizará alguna gestión?

- Cuando a la dictadura se le ocurrió acallar nuestra voz en forma definitiva, en aquél momento, por entender que la opinión pública estaba deseosa de salir a la calle, creí que debía hacer la huelga de hambre, con lo cual se promovía la salida a la calle de la gente. 
Hoy, con la democracia, las cosas son distintas; no voy a hacer una huelga de hambre, pero tampoco voy a bajar los brazos. Intentaré abrir nuevos espacios, estoy en contacto con otros medios de Montevideo e interior y tengo la certeza casi absoluta que, en poco días, estaremos nuevamente en contacto con nuestros oyentes. Lo que buscamos es salir en los mismos días en que salíamos en La Radio: a las 11, a las 15 y a las 21, inclusive los fines de semana."


GRAVE ENFERMEDAD A LA QUE PELEO FRONTALMENTE

¡COMO NO PODIA SER DE OTRA MANERA!


Su salud le jugó una mala pasada a Germán.

Ya en 1993, el sábado 16 de enero declaraba al diario La República:

"La enfermedad es grave, pero yo estoy entero y preparado"

El senador José Germán Araújo se dirigió ayer a la opinión pública, por ondas de CX 36 Radio Centenario, explicando su delicado estado de salud. La grabación fue realizada el jueves en la noche en la sala de Tratamientos Intermedios de la Asociación Española, donde está siendo atendido luego de la intervención quirúrgica en la que se le extirparon dos tumores en el cerebelo.
El legislador frenteamplista comenzó agradeciendo "la solidaridad recibida de todos", incluso "de adversarios políticos". Simplemente a todos, mi agradecimiento, acotó.
De inmediato reconoció que "la enfermedad es grave" y que los dos tumores extirpados "formarían parte de una metástasis"; existiendo un tumor original que puede originar tumores secundarios. "Lo que no se ha logrado encontrar hasta el momento es la ubicación del tumor primario, que a su vez podría estar promoviendo otras metástasis" .
Araújo consideró que pueden existir distintas variantes sobre su enfermedad, no descartando que el tumor primario pueda ser ubicado en las próximas horas o que no sea ubicado nunca. En principio, el legislador comunicó que los médicos habrían descartado que el tumor principal se encuentre en los pulmones, como se había insinuado en primera instancia. "Si no estuviera en los pulmones el tumor es más fácil de atacar", agregó.
Más adelante, luego de agradecer la intervención del equipo médico -simbolizando el saludo en el doctor Perillo- y a los funcionarios de la mutualista, Araújo volvió a decir que "la enfermedad es grave, no es de fácil solución, alguna solución podría llegar a haber, en todo caso se puede diferir aparentemente en el tiempo, lo cual es importante. Yo voy a pelear como gato entre la leña", aseguró.
Reconoció ante una opinión del periodista, que su aspecto físico es muy bueno. "Si me ven creo que no se nota nada porque lo que tengo ahora es afeitada la nuca, hoy me sacaron las puntadas, he recobrado el equilibrio, ya camino normalmente, las facultades mentales no las he perdido, todavía puede que no haya logrado la velocidad normal del ser humano, pero veo que todos los días progreso, en ese terreno nadie se va a llevar ninguna sorpresa y ningún susto."
(...)
"Yo estoy entero y con mi hermano anoche mismo, comenzamos a hacer chistes de humor negro. Yo estoy muy preparado para todo esto, muy preparado, incluso si el desenlace fuera el peor, que no hay por qué esperarlo en lo inmediato".
Luego de señalar que va a hacer lo posible "por poder seguir viviendo", aseguró que "yo estoy viviendo por añadidura. En último caso estoy profundamente tranquilo, porque hice lo que podía hacer .. y me siento satisfecho. Lo único que reclamé a los médicos es que me digan la verdad, si voy a perder mis facultades mentales, porque lo que yo no quiero es morir haciendo macanas. Yo soy de izquierda, lo quiero ratificar ahora, soy de izquierda y moriré -ojalá que dentro de mucho tiempo- de izquierda. Porque ser de izquierda es sentir amor, ser de izquierda es amar a la humanidad y yo en esa estuve, estoy y estaré. No quiero entrar en contradicciones por razones físicas, porque el deterioro mental me lleve a ello y es la única preocupación que tengo.
Aunque sé que no me va a ocurrir, me lo han afirmado por todas las vías.." concluyó.

LA NOTICIA QUE NUNCA TUVO QUE SER

El martes 9 de marzo de 1993, muere GERMAN ARAUJO.

Así se refería al hecho, Norberto Costabel el viernes 12 de marzo de 1993, en el Semanario NOTICIAS, del Departamento de Colonia, en su página 4:

LA DEMOCRACIA ESTA DE DUELO

EL MARTES MURIO JOSE GERMAN ARAUJO

Sin dura la luz más clara durante la larga noche de la dictadura

Por esta misma fecha, hace 20 años, los avatares de la vida periodística nos llevaron a participar muy de cerca de la operación que proponía un hombre casi desconocido por la gran masa de la opinión pública, quien ante el riesgo inminente de la quiebra institucional del país que por marzo de 1973 se palpaba con claridad, estaba dispuesto a abandonar el cómodo puesto de Gerente de Teledoce, para embarcarse en la aventura de controlar una onda radial, en ese entonces de escasa incidencia entre los medios de comunicación oral, con el propósito de mantenerla con una peculiar estrategia periodística que pocos profesionales serían capaces de instrumentar, en caso de que las previsiones del golpe de Estado se concretaran, como ocurría apenas tres meses después.
Ese hombre al que en pocas semanas aprendimos a querer y respetar se llamaba José Germán Araújo. Su profunda confianza en su proyecto, su apasionada defensa de la democracia y las libertades públicas, fueron capaces de obtener el respaldo económico que tan aventurada propuesta requería cuando todo razonamiento lógico conducía a pensar que tal inversión sería absolutamente inútil, casi algo así como vaciar el río con un balde.
Así Germán pasó a ser Director deCX 30, supo soportar más de un centenar de detenciones y tuvo la habilidad de conducir la programación de una radio que ni estuvo al servicio de la dictadura ni adoptó posiciones neutrales. Informando con medias palabras para evitar su clausura y poder así transmitir no sólo a los uruguayos residentes en el país, sino a quienes debieron emigrar, su mensaje de fe, de esperanza, de rebeldía, de defensa de las libertades como bien supremo del ser humano.
Cuando los tiranos de turno no pudieron soportar su voz y pretendieron acallarla, fue capaz de realizar aquella heroica huelga de hambre que conmovió al mundo, por los riesgos personales y no precisamente por inanición, que él corrió.
Durante más de diez años fue la única tenue luz que alumbraba a los uruguayos en medio de la oscuridad y cuando la dictadura comienza a dar sus primeras señales de resquebrajamiento por su corrupción interna, su incapacidad y su aislamiento, la CX 30 de Germán Araújo fue por un prolongado período la tribuna de todos los demócratas del país, fueran ellos blancos, colorados o frenteamplistas.
Germán fue el autor y promotor de aquella gloriosa marcha de las sonrisas que irritó a los tiranos y ayudó a precipitar su caída.
Germán Araújo, restablecida la democracia formal en el país, electo Senador, fue sin duda alguna, el más implacable fiscal de quienes habían cometido las mayores atrocidades durante los años de dictadura. Los denunció con nombres propios, dijo desde las tribunas quienes habían asesinado, violado y vejado uruguayos por defender la democracia.
Su prédica conmovió al país cuando este fue llamado a pronunciarse sobre la ley de impunidad.
Quienes tuvimos el privilegio de considerarnos sus amigos y sus admiradores, en lo personal al menos durante los últimos 20 años, supimos de su pasión por la defensa de su pueblo, lo vimos generar amor y oposición en todos los lugares en que actuaba, como le ocurre siempre a los hombres que no están dispuestos a conformarse con la injusticia, con las arbitrariedades, con la intolerancia y que son capaces de renunciar a muchos privilegios personales en defensa del interés superior de la sociedad que integran.
Podríamos hoy llenar muchas carillas recordando aspectos de su abnegada vida, de su pasión, de su lucha, de su inquebrantable voluntad, pero el dolor anula las palabras en nuestra garganta.
Sabemos que este desenlace era inevitable, él también lo conocía y lo afrontó con la misma entereza, con la misma fuerza, con la misma voluntad con que construyó su vida.
Prematuramente, cuando apenas tenía 54 años, Germán nos deja, pero sin duda la semilla que él sembró a raudales fertilizará, su ejemplo de vida nos permitirá a muchos no desfallecer cuando la desazón, la inseguridad, el desánimo, parecen apoderarse de grandes sectores.
Su diario saludo por CX 30 primero y por la 36 luego "Que tal amigos"... seguirá resonando en nuestros oídos y nos convocará cada día a realizar un nuevo esfuerzo por la defensa de los principios que creemos más justos para la gente.
A sus hijos Gabriela y Diego, a su esposa, nuestras expresiones de solidaridad en el dolor y la conformidad de que tuvieron un padre y un esposo admirable.

 

 

 

Súmese en Facebook, Enlace:

Marquemos un Norte

Dejen sus comentarios en el blog
y difundan, gracias

Compartir este post

Repost 0
Published by Caio
Comenta este artículo

Comentarios